El mundo musical

Comparte el blog con tus amigos Compartir

sábado, 4 de febrero de 2012

El cuento del burro



Un día, el burro de un granjero cayó a un pozo. El animal estuvo horas y horas rebuznando lastimeramente, mientras el hombre cavilaba sobre qué hacer. Por fin decidió que el animal era viejo, y que de todas maneras había de cegar el pozo; no valía la pena sacarlo de allí.
De manera que llamó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Todos cogieron palas y empezaron a tirar tierra al pozo. Cuando el burro se dio cuenta de lo que estaban haciendo, empezó a dar unos chillidos horribles. Y luego, ante el asombro general, se calmó. Unas cuantas paladas más tarde, el granjero miró al fondo del pozo. Y se quedó asombrado por lo que estaba viendo. El burro se sacudía la tierra del lomo y subía por el pozo sobre el montón creciente.
Los vecinos del granjero siguieron echando tierra sobre el animal, y cada vez se la sacudía y subía otro poco. En poco tiempo, el burro llegó al brocal, salió del pozo y se fue trotando tan feliz.
La vida le tira tierra encima... todos los tipos de tierra. El truco para salir del pozo es sacudírsela de encima y subir un paso. Cada uno de nuestros problemas es un escalón. Podemos salir de los pozos más hondos si no nos detenemos, si no nos rendimos nunca. Sacúdase y suba otro poco.

Autor: Anónimo

Que tengáis un bonito domingo.
Un abrazo cariñoso de una futura burra.
Maria Jesus

5 comentarios:

  1. una historia ¡¡preciosa!! de superacion,se puede aprender hasta de los burros :)

    FELIZ DOMINGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Angeles, se puede aprender de todo, y los burros encima son muy simpáticos.
      Bienvenida a Trébol de Cuatro Hojas, que contigo está más completo.
      Un beso

      Eliminar
  2. Acertado simil de las lecciones o peldaños de la vida... Algo drástico, sí, pero real...

    Un abrazo María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Ernesto y he de decirte que me siento muy identificada con el burro... en lo de sacudirse la tierra, claro jejeje

      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¿Y bién... qué más tenemos que decir amiga mía?

    Un abrazo María Jesús.

    ResponderEliminar