El mundo musical

Comparte el blog con tus amigos Compartir

viernes, 31 de diciembre de 2010

Anduriña

… Y en su mundo mágico y dorado, donde la luz era en todas las cosas, se hizo la noche de forma espontánea, sin motivo aparente… Anduriña sintió miedo porque no sabía qué estaba pasando, un frío inmenso se apoderó de ella, dejándola tan sorprendida que no pudo reaccionar. Se quedó quieta esperando a que volviera la luz de nuevo, el calor, la magia y el brillo que siempre estuvieron en su mundo.

Se acurrucó en un rincón para protegerse del frío… de la oscuridad tan desconocida hasta ahora.

Lloraba porque no sabía qué hacer para cambiar las cosas.

Se preguntaba de forma repetitiva “¿por qué?”.

Anduriña no estaba preparada para vivir en la oscuridad, se sentía morir…

De pronto pensó que había llegado su hora. Nunca más vería aquella luz dorada, porque ella era esa luz, ella era ese mundo mágico y lleno de brillo.

Sintió tristeza cuando supo, que ese amor grande que acababa de perder, se llevó todo su esplendor… ahora siempre estaría en la negrura fría de la soledad…

Su mente se aclaró y pudo ver, que sólo sería, hasta encontrar de nuevo ese amor que le devolviera todo lo perdido.

Secó sus lágrimas y se sentó a esperar con los ojos cerrados, sabía que algún día volvería la luz, y ella estaría allí para abrirlos de nuevo.

Esperó con esperanza...

*******************

Algún día los ojos de Anduriña volverán a abrirse, y verán la luz de nuevo, porque cuando una etapa se termina, el dolor nos hace más fuertes, las heridas se curan y aparece una nueva etapa, SIEMPRE QUE TENGAMOS ESPERANZA y estemos dispuestos a recibirla.
Espero que el 2011 esté lleno de nuevas oportunidades y nuevas etapas para todos.
Que seáis muy felices.
*Cuchu*

sábado, 18 de diciembre de 2010

Os deseo 365 navidades llenas de felicidad

Hola:
sé que llevo mucho tiempo rezagada en el fin del mundo.
Hoy he recibido un correo de una persona a la que aprecio mucho; me decía que le extrañaba mi larga ausencia en el blog... y aquí estoy, me ha despertado el gusanillo y de repente he recordado que muy pronto estaremos en Navidad...

Esos días que tanta importancia tienen en casi todos, que para unos están llenos de alegría e ilusión, para otros son días deprimentes, llenos de recuerdos y de ausencias.

Días en los que a muchos les dan ganas de hacer algo bueno por otras personas y que popularmente llamamos "espíritu navideño"... días que unos aman y otros odian; pero que a nadie dejan indiferente.
Días inventados para promover el consumismo y que movilizan al mundo, creando angustia en quienes no tienen medios económicos para celebrarlos como "es debido"; haciendo comprar compulsivamente a muchos, llevados por esa euforia que les provoca la Navidad, aunque luego no tengan con qué pasar el mes de enero...

Lo cierto es que hace feliz a muchas personas, que contagian de esa felicidad a otras, que todos deseamos lo mejor a los demás, porque en "estas fechas" somos mejores sin preguntarnos el porqué... es Navidad y la bondad crece y se esparce por el mundo, lo que es muy positivo, asi que ¿qué importan los motivos?

Siempre he pensado mucho sobre esto, y me gustaría decir que un año en los que estaba en este tipo de pensamientos, se me encendió la bombilla y vi con claridad porqué somos mejores sólo en esos días. Es una tradición felicitar, sonreír, ser más generoso, lo que hace que estemos predispuestos a actuar de diferente manera que el resto del año. Regalamos, felicitamos, sonreímos y deseamos las mejores cosas a nuestra madre el día de la madre, a nuestros seres queridos en los cumpleaños, a alguien que ha sido operado o ha enfermado... ¿y el resto de los días?

Aquél año que comprendí el porqué, decidí que actuaría como en navidad todos los días del año. Desde entonces intento sonreír cada día, deseo lo mejor a los demás, procuro decirles las cosas que más puedan agradarles, trato de ser generosa con los menos afortunados. Eso no significa que sea una santa porque estoy muy lejos de serlo; pero me esfuerzo en ser mejor... intento que ese "espíritu navideño" no se escape, pongo empeño en retenerlo y a veces consigo transmitir un poco de positividad, un poco de alegría... contagiar una sonrisa a alguien que la necesita. Y el resultado ha sido sorprendente en cada ocasión que he dado algo bueno de mí, porque he recibido mucho más de lo que dí...

Me gustaría que todo el mundo pusiera en su lista de "cosas para hacer en 2011" la intención de no guardar en el cajón de adornos navideños "ese espíritu bondadoso" de estos días, dejándoselo puesto para siempre, porque aunque no todos los días podrán ponerlo en práctica, sí conseguirían hacerlo muy a menudo, haciendo mejorar el mundo, "nuestro mundo"... haciendo que cada uno de nosotros se sienta un poco más satisfecho consigo mismo, a pesar de las circunstancias.

Por eso hoy como cada día del año os deseo lo mejor a cada uno de vosotros... os deseo esperanza, ilusión, que seáis felices y que cada día sea como una navidad en vuestras vidas.

OS DESEO UNA FELIZ NAVIDAD DE 365 DÍAS.

Un beso grande a todos... ya sé que soy muy cursi, pero no lo puedo evitar jajajaja. Ala ahí queda dicho para quien quiera leerlo.
*Cuchu*