El mundo musical

Comparte el blog con tus amigos Compartir

martes, 24 de agosto de 2010

¿Que has aprendido en la vida?



Tengo en mente una historia que reflejará mi forma de ver ciertas cosas, pero mientras toma forma, estas reflexiones de Alfonsina Estorni son muy constructivas... He aprendido casi todas estas cosas ¿seré capaz de no olvidarlas?

Si nos propusiéramos en serio llevar a cabo todo lo que la vida nos enseña, no volveríamos a caer en los mismos errores una y otra vez.... al menos yo.

Que lo disfrutéis:

¿Qué has aprendido en la vida?
He aprendido...Que no tenemos que cambiar a los amigos, si entendemos que los amigos cambian.

He aprendido... Que no importa qué tan bueno es un amigo, te van a lastimar en algún momento y los debes perdonar por eso.

He aprendido...Que la amistad verdadera continua creciendo, aún más allá de la distancia.

Lo mismo pasa con el amor.

He aprendido...Que puedes hacer algo en un instante que te causará dolor de por vida.

He aprendido...Que me está tomando mucho tiempo llegar a ser la persona que quiero ser.

He aprendido...Que siempre debes dejar con palabras de amor a las personas que quieres.

Puede ser la última vez que las veas.

He aprendido...Que puedes seguir adelante mucho después de que no puedas.
He aprendido...Que somos responsables por lo que hacemos, no importa cómo nos sintamos.

He aprendido...Que si no controlas tu actitud, ella te controlará a ti.

He aprendido...Que sin importar que tan excitante es una relación al principio, la pasión desvanece y más vale que haya otra cosa que tome su lugar.

He aprendido...Que los héroes son las personas que hacen lo que se tiene que hacer, cuando se necesita hacerlo y sin importar las consecuencias.

He aprendido...Que el dinero es una pésima forma de mantener el marcador.

He aprendido...Que mi mejor amigo y yo podemos hacer cualquier cosa, o no hacer nada, y pasar el mejor tiempo.

He aprendido...Que a veces las personas que esperas que te pateen cuando estás derrotado, son las que te ayudarán a levantarte.

He aprendido...Que a veces, cuando estoy enojado, y aunque tenga derecho para estarlo, eso no me da el derecho de ser cruel.

He aprendido...Que por el hecho de que una persona no te quiera como tú quisieras que lo hiciera, no significa que no te quiera con todo lo que tiene.

He aprendido...Que la madurez tiene más que ver con las experiencias que has tenido y lo que has aprendido de ellas, que con el número de cumpleaños que has celebrado.

He aprendido...Que no siempre es suficiente ser perdonado por los demás.

A veces tienes que aprender a perdonarte a ti mismo.

He aprendido...Que no importa qué tanto está roto tu corazón, el mundo no se detiene por tu pena.

He aprendido...Que nuestro pasado y nuestras circunstancias pueden haber influenciado en quienes somos, pero somos responsables por quién llegamos a ser.

He aprendido...Que el hecho de que dos personas discutan no significa que no se quieran el uno al otro.

Y el hecho de que no discutan, no significa que sí se quieran.

He aprendido...Que no debes insistir tanto en encontrar un secreto.

Podría cambiar tu vida para siempre.

He aprendido...Que dos personas pueden ver exactamente la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

He aprendido...Que tu vida puede ser cambiada en cuestión de horas por personas que ni siquiera te conocen.

He aprendido...Que aún cuando piensas que no tienes más que dar, cuando un amigo te llora, encontrarás la fuerza para ayudarlo.

He aprendido...Que las credenciales en la pared no te hacen una persona decente.

He aprendido...Que las personas por las que más te preocupas en la vida se van demasiado pronto.

Y después de haber aprendido tanto, intento aprender a llevarlo a la práctica que me parece muy importante también.

Muchos besillos...pero mucho, muchos

*Cuchu*

sábado, 14 de agosto de 2010

Dos lobos (Leyenda india Cherokee)

Un anciano Cherokee enseñaba a su nieto acerca de la vida. "Una pelea pasa dentro de mí", le dijo al chico.


"Es una pelea terrible y es entre dos lobos.

Uno es malo - el es la ira, la envidia, la pena, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras, el falso orgullo, la superioridad, y el ego".

Continuó,

 "El otro es bueno - el es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la benevolencia, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión, y la fe. La misma pelea pasa dentro de ti - y dentro de cada persona, también".

El nieto pensó acerca de ello por un momento y entonces preguntó a su abuelo, "¿Cuál lobo ganará?".

El anciano Cherokee simplemente contestó:

"El que tú alimentes".

Hoy he leído esta leyenda cortita, pero muy intensa en contenido. No es la primera vez que la leo, sin embargo hoy ha llamado mi atención con mucha fuerza... De pronto me he preguntado a mí misma ¿qué lobo estoy alimentando yo en este momento? No he sabido responderme con claridad.

Hay momentos en que sabemos muy poco de nosotros mismos, es cuando se hace necesario meditar a qué lobo queremos alimentar...

La lucha interior, la dualidad de sentimientos, los extremos, existen desde que existimos, y dejarán de ser cuando nos extingamos. Por lo tanto me tomo mi parte mala como algo natural, al igual que mi parte buena, sin renegar de ninguna de ellas, pues las dos son parte de mí, además no existiría una sin la otra.
Alimentar al lobo bueno será una más de mis acciones del día...

Feliz fin de semana

*Cuchu*







sábado, 7 de agosto de 2010

Aprender a comunicarse



Este cuento lo he sacado de Internet. Es la primera vez que lo leo y me enseñado una gran lección. Hay ocasiones en las que nos obcecamos en que nos entiendan...explicamos una y otra vez nuestras ideas, necesidades, sentimientos y mil cosas mas ¿Qué hace que no nos entendamos? Hoy este cuento ha encendido la bombillita que tengo en mi cerebro (porque tengo cerebro, aunque le use poco jaja)

Es corto pero intenso ¡buen provecho!
APRENDER A COMUNICARSE
Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño. "¡Qué desgracia, Mi Señor! Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra

Majestad", dijo el sabio. "¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Que le den cien latigazos!", gritó el Sultán enfurecido. Más tarde ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: "¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes". Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: "¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro. El segundo sabio respondió: "Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado."

mi estilo hasta el día de hoy, era lanzar piedras preciosas a todo el mundo... ahora comprendo porque están todos escalabraos jajajaja. Si a mi me escalabran me cabreo seguro, y no me fijaría con qué lo han hecho...

Me comprometo decir la verdad en un delicado embalaje, entregarla con ternura y sin hacer daño.
¡que no se puede ir por ahí tirando piedras, por muy preciosas que sean!  jajajaja
Feliz Domingo y próspera semana