El mundo musical

Comparte el blog con tus amigos Compartir

miércoles, 23 de junio de 2010

La Aldea


Había una pequeña aldea donde todos se conocían. Se llamaba Armonía, porque eso era lo que reinaba en ese pequeño lugar. Cuando alguien tenía algo que decir, lo decía sabiendo que nadie tomaría a mal sus palabras, pues no era ésa la intención.... Siempre aclaraban sus diferencias hablando con transparencia. Como se llevaban tan bien, hacían reuniones bastante a menudo, y se divertían mucho en compañía de sus vecinos.... Los habitantes de Armonía crecieron en número y eso enriqueció aún más la convivencia.
Pero un día alguien habló mal de otro vecino....eso creaba cierta tensión al que escuchaba porque quería mucho al vecino que estaban criticando. Otro día ese alguien habló mal de otro vecino, y más adelante de otro, y de otro, y de otro. Los vecinos que escuchaban empezaron a fijarse en los defectos de esas personas que estaban en boca de otros. Empezaron a molestarse por la forma de hablar de uno, o por cómo vivía el otro.....empezaron a callarse las cosas que hablaban a espaldas de los demás. Cada uno empezó a interpretar a su manera los actos y palabras de sus vecinos. En armonía empezaron a cambiar las cosas.... había malas caras, actitudes diferentes a las acostumbradas. Pero nadie preguntó a nadie el porqué de estos cambios. Ya no se sentían bien en compañía de algunos aldeanos....Los que hablaban mal antes, seguían haciéndolo y cada vez era peor el ambiente. Ya no estaba bien visto decir las cosas a la cara. Cuando alguien recriminaba a los que se dedicaban a criticar, se convertía en blanco de nuevas críticas.
La aldea se dividió en dos grupos....los que se creían con derecho a juzgar lo que hacen los demás. Con derecho a opinar sin límites, olvidándose del respeto y olvidándose del derecho a no querer escucharles. Y los que no querían oír cómo les hablaban cosas de otros.
Ya no se reunían todos juntos....se crearon grupos, hubo discusiones constantes, malos entendidos y todo se interpretaba desde el rencor y la rabia... Armonía se convirtió en un caos, por lo que decidieron cambiar el nombre a la aldea. Y la bautizaron con el nombre de Discordia. Todo el mundo se miraba mal....todos hablaban mal de todos y estaban constantemente haciéndose daño. Ya nadie se divertía, ni confiaban en nadie.
Un Ángel bajó del cielo para arreglar el caos de Discordia....No sabía por dónde empezar...era mucho más fácil desliar una madeja de lana que arreglar aquél embrollo. Hasta que se le ocurrió una idea....
Un Domingo todos los vecinos de Discordia se encontraron una rosa blanca en la puerta de su casa..... Como no se hablaban entre ellos, cada habitante pensó que era el único que la recibió. Ese fue un día en el que todo el mundo estaba ensimismado en sus pensamientos ¿ Quién mandó la rosa? Seguro que quien lo hiciera tenía mala intención......
El siguiente Domingo todos se encontraron de nuevo con una rosa blanca...la gente de la aldea empezaba a tener dudas.... ¿Y si alguien quería decir algo? Al siguiente Domingo recibieron una rosa blanca, una margarita y un tulipán.....Eso descolocó totalmente a la gente....empezaban a tener sentimientos de culpabilidad y remordimiento ¡Claro esa es la intención....hacer que me sienta mal!!!
A la semana siguiente recibieron una cesta llena de flores de todas clases y colores.....Era la típica cesta que se regalaban todos los vecinos el día de Año Nuevo, antes de que las cosas cambiaran. Muchos de los aldeanos rompieron a llorar recordando los tiempos en los que todo era bonito....otros sentían mucha culpa, pero todos sentían nostalgia. Cada uno seguía creyendo que solo él había recibido los regalos cada Domingo....Pero ahora empezaban a pensar que alguien quería hacer las paces. Sus miradas se dulcificaron. Algunos esbozaron una sonrisa....el ambiente de la aldea empezaba a ser menos tenso. Todos estaban deseando pedir perdón y hacer las paces, pero nadie lo hacía por miedo al rechazo ¡Si supieran quién es la persona que les manda las flores!!!
El Ángel cansado de mandar señales pensó que necesitaban algo que acabara de decidirles....que les quitara el miedo y les devolviera la confianza.
Ese Domingo volvió a mandarles una rosa blanca con una tarjetita que tenia escrito:
"Quiero pedirte perdón por todo el daño que te hice en el pasado, te quiero y necesito hacer las paces contigo..... Si me perdonas sal a la calle con la rosa en la mano y me encontrarás con otra rosa blanca esperándote".....
Aquél fue el día más precioso en la historia de Discordia.... La gente salió de sus casas con una rosa blanca en la mano, y su corazón recibió la mejor de las noticias cuando vio que todos sus vecinos estaban esperando con su rosa para recibir el perdón por cualquiera que fuese la causa...... Se miraron los unos a los otros con lágrimas de amor, perdón, alivio..... y empezaron a darse abrazos, a sonreírse y a perdonarse..........
Los que no perdonaban se fueron de la aldea y solo se quedaron aquéllos que querían convivir en armonía con sus vecinos......... Entonces decidieron cambiar el nombre a la aldea para, no olvidarse nunca más de ese día, y la bautizaron Tolerancia.

El Ángel se sintió satisfecho con el resultado y volvió al cielo sabiendo que ya nunca más necesitarían de su ayuda.

autor *Cuchu*

Safe Creative #1006246660915
Espero que este cuento os guste....y os haga pensar que es mejor callar si lo que tienes que decir no es positivo....

Un saludo y un beso para todos.

4 comentarios:

  1. querida Cuchu, este cuento es realmente bello, qué maravilloso que todos llevásemos nuestra rosa blanca! y una sonrisa, que abriese todas las puertas, en especial las de nuestro corazón.
    un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Precioso, como de costmbre...
    Cuantas cosas bonitas tienes en el corazón!

    Un abrazo fuerrrrrrte...

    ResponderEliminar
  3. precioso envolvente gracias besitos gaviota

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo y gracias por vuestros comentarios.....

    ResponderEliminar